miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Soy un verdadero aikidoka?

Pues si, es una pregunta que me hago muchas veces, pero que no siempre consigo ser.

Cuando entrenamos, nuestro cuerpo y espíritu están en armonía, hay paz, no hay nada que nos perturbe alrededor y pasamos un buen rato en compañía de compañeros. Hacemos nuestras técnicas lo mejor posible o intentamos hacerlas, corregimos a compañeros con humildad del mismo modo que recibimos correcciones. Todo es perfecto. ¿Somos aikidokas por eso?.

Todo es perfecto, pero cuando acaba nuestro entreno, ¿seguimos en la misma paz y armonía o la dejamos en el dojo?, mi respuesta es que no. Casi siempre dejamos nuestra paz y armonía dentro del dojo pero cuando salimos a la realidad, a nuestra verdadera realidad, cambiamos nuestra forma de ser, nos ponemos agresivos en el coche conduciendo, no estamos a gusto con otras personas, nos molestan algunas cosas, hablamos de otras personas a sus espaldas, nos molesta lo que dicen en la tela, la política, el deporte,  etc.

Creemos que somos verdaderos aikidokas cuando estamos entre aikidokas entrenando, pero en realidad no lo somos, nuestro Ego nos supera, queremos siempre tener la razón en todo y en parte es por culpa de esta sociedad en la que vivimos actualmente.

Hay una frase que dijo O'Sensei que más o menos era así "Cuando tengas la necesidad de hablar mal de alguien, cultiva un corazón para sellar tus labios. Cuando te llegan  palabras que hablan mal de ti, cultiva un corazón para taponar tus oídos" y es la pura verdad, tenemos que siempre estar en armonía y paz con nosotros mismos, quitarnos de una vez nuestro Ego y olvidarlo porque nos hace mucho daño y el día que lo consigamos, solo ese día estaremos por fin en paz y seremos unos auténticos aikidokas.

No vale decir "yo soy un perfecto aikidoka porque soy cinturón negro XXXX Dan, o porque llevo muchos años entrenando", porque la persona que entra por primera vez en un dojo y tiene su corazón en paz y armonía, será mil veces más aikidoka que tú.
Todo esto es complicado, pero un servidor lo está intentando hacer. Hay que ser consciente de todo lo que se hace y se piensa y os puedo asegurar que me está yendo muy bien.
Lo dejo para que reflexionéis que podáis comentar lo que queráis.

Hasta la próxima.

5 comentarios:

  1. Sorprendeté de todo lo que te fascina y ríete de todo lo que veas mal. Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
  2. Sorprendeté de todo lo que te fascina y ríete de todo lo que veas mal. Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar
  3. Hola soy herminio del aikikay guadarrama.
    Bueno con todo el respeto que me merecen todas las opiniones me gustaría puntualizar algo sin ningún tipo de ánimo en particular.
    Me parece complicado utilizar la palabra "espiritu" en general y más aplicada a nuestra querida actividad.
    En especial porque seguramente no es más que un concepto repetido o una idea-emocion-sentimiento generado por nuestra mente condicionada.S
    eguramente usamos esa expresión para comunicar un Estado particular en el que nos encontramos y que no es el general de "inconsciencia" con el que solemos pulular por esta vida habitualmente.

    Yo intuyo que no es la armonía entre cuerpo y espíritu lo que nos hace sentir tan bien de hecho nada tienen que ver el uno con el otro lo que si pasa es que la mente se detiene y accedemos al momento presente. Cuando eso ocurre estamos en el ahora donde el ser-consciencia se expresa a través del cuerpo saltándose todas esas barreras formadas por las emociones y mente condicionadas.
    Nunca nos podremos deshacer de nuestro
    de nuestro ego pues eso significaría la muerte.ya que nuestros egos son la herramienta que "lo que somos"usa para expresarse un este mundo.
    El ego debe aceptarse como expresión de la vida y comprender primero y saber después que el "no soy yo".no se puede ir contra el porque es ir contra una forma de espresion de la vidua y eso es
    locura.
    Nunca sabremos que somos porque cuando creamos saberlo seremos los sabedores y no lo sabido (seguiremos en la dualidad)
    Si "algo" quiere llegar más lejos en esta senda del ser sera sabido a su
    momento que en realidad nada estamos haciendo y que ello "ocurre".
    La pregunta puede ser...como hago que hago?????como hago que pienso???.
    Al final no hay nadie detrás que este haciendo nada
    Jajaja ...es....jajaja....la gran mentira del ego.la gran ilusión
    MAYA.
    AMO EL AIKIDO
    UN GRAN SALUDO AIKI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Herminio, que bueno saber de ti.

      Me he alegrado que hayas contestado a esta entrada de blog y la verdad, es que tienes toda la razón.

      Quiero también dar mi humilde opinión a tu contestación en algunos aspectos.

      Todo lo que dije anteriormente no es aplicado solamente al Aikido, sino al mundo en general, del cual yo soy el primero que siempre cae, pero al menos me levanto e intento aprender y ser más consciente de mis actos.

      Para mí espíritu es un sentimiento. Puede ser un sentimiento negativo o un sentimiento positivo. El fin de uno es ser o intentar ser lo mejor persona posible y sentir ese espíritu de positividad. Si uno tiene o siente que su espíritu vive en paz, lo contagiará a todo el mundo, pero eso sí, tenemos que ser conscientes de eso.

      Vivimos en un mundo donde reina la inconsciencia, hacemos todo como robots sin saber si nos hace bien, nos hace mal, si hacemos bien o hacemos mal. Tenemos que conseguir que uno mismo llegue al estado de consciencia sabiendo y sintiendo todo lo que se hace.

      Respecto al Ego, tienes razón al decir que se tiene que aceptar como una forma de expresión de vida, pero nosotros tenemos dos Egos, uno el malo, el inconsciente el que siempre quiere hacer mal, el que quiere que nos sintamos mal, y el otro Ego, el consciente, el que quiere hacer bien, porque quiere sentirse bien.

      Imagina un ejemplo; alguien te ha hecho mal y tienes dos opciones, cabrearte, que tu ego "maligno" haga su trabajo y pelearte, sentirte mal, etc, o dejar actuar a tu consciencia y decir interiormente, "bueno ha pasado algo malo, vamos a intentar buscar lo positivo del asunto e intentar solucionarlo de la mejor forma posible. Solo de esta última forma nos encontraremos bien.

      Lo dije en su momento, es muy difícil hacer estar en un estado de consciencia, pero si se practica todo los días de todas las acciones que hacemos, se puede conseguir y la verdad es una verdadera pasada el sentirse interiormente en paz consigo mismo y con los demás.
      Hay una frase budista que decía: “Cuida el exterior tanto como el interior, porque todo es uno”.

      Buddha ya sabía la importancia que tenía el ambiente en nuestra conducta. Uno de los principios del budismo es cuidarse a uno mismo. Ahora bien, también es imprescindible que cuidemos nuestro entorno para estar en armonía y de paz. Para encontrar un verdadero estado de bienestar es necesario que mente, cuerpo y nuestro entorno cercano (al menos el que controlamos) estén en un equilibrio.

      Por tanto, practicar la compasión contigo no es suficiente, también hay que practicarla con los demás.

      Espero que algún día nos podamos ver, de verdad y ya sabes que nuestro dojo está abierto para que vengas cuando quieras.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar