viernes, 27 de enero de 2012

Hace una semana, tenemos en nuestro Dojo un nuevo compañero que ha comenzado la práctica de Aikido, su nombre es Luis. Según hablé con el, conocidos suyos le decían que no lo practicara ya que es un arte marcial brusco (vamos, como las películas de Steven Seagal), pero el mismo se ha dado cuenta que no es así ya que como el dice "me siento a gusto practicando Aikido con vosotros ya que sois un grupo genial y que para nada es de lo que me contaron".
Luis en esta semana de ambientación ha aprendido algunas técnicas básicas, otras mas complejas, incluso ha realizado pequeños ukemis con bastante soltura.

Os preguntareis que esto lo hace cualquiera que entrene por primera vez Aikido, pero lo mejor de Luis es que tiene 78 años y la verdad es que cuando el me dijo su edad me quedé frio.
Luis, según me contó, lleva practicando Tai-Chi desde hace mucho tiempo y he comprobado durante sus primeros entrenos, que tiene una posición excelente y que sus movimientos son perfectamente naturales y realizados con una soltura impresionante, cosa que a muchos de nosotros al principio (incluido yo mismo), no entendíamos aquello de "estar relajados".

Con esto quiero decir, que en el Aikido no hay ninguna discriminación de sexo, ni edad, ni nada por el estilo, que permita la práctica de esta noble Arte Marcial.

Tenemos por ejemplo en el siguiente enlace, un señor de 83 años que se examinó de cinturón marrón:
http://entrenandoaikido.blogspot.com/2011/05/los-83-anos-cinturon-marron-de-aikido.html.





No hay comentarios:

Publicar un comentario